Hipódromo Político/Carlos Gerardo Cortés García *EN MATAMOROS, CHUCHIN SE QUEMÓ SOLITO

0
92


Es una verdadera pena que Jesús de la Garza Díaz del Guante, alcalde de Matamoros, haya tardado tanto tiempo para llegar a gobernar su ciudad, y en un abrir y cerrar de ojos se quedó sin la oportunidad de reelegirse debido a su miopía política y la falta de orden para administrar los recursos de Matamoros y sus ciudadanos.

Allá, en la Presidencia Municipal de Matamoros, siguen sin pagarle a los trabajadores, a los proveedores y siguen teniendo graves problemas financieros para cumplir en el tema de los pesos y los centavos. No sé si con la complacencia o colaboración del alcalde, pero lo qué si se es que “haiga sido como haiga sido”, los matamorenses están decepcionados de esta pobre y triste administración y pagando los platos rotos.

Por ejemplo, parte del desorden administrativo y abuso de los recursos públicos, tiene que ver con la Junta de Aguas y Drenaje de Matamoros, de donde por cierto Chuchín fue Gerente. Y es que, en la nómina de la JAD, hay funcionarios que ganan más que el mismísimo gobernador de Tamaulipas y que el propio Chuchín. Por ejemplo, Guillermo Federico Lash de la Fuente, actual gerente del organismo, gana mensualmente 228 mil 349.92 pesos, que supera y por mucho al salario del gobernador de Tamaulipas, quien gana al mes 151 mil 372 pesos.

Pero además de Lash de la Fuente, en la nómina de la Junta de Aguas de Matamoros hay funcionarios con salarios que rebasan los 100 mil pesos por mes, cifra superior al sueldo del alcalde Jesús de la Garza Díaz del Guante, quien gana sólo 45 mil 143 pesos mensuales.

El gerente administrativo del organismo operador del agua en Matamoros, Manuel Enríquez Blacke, tiene un sueldo mensual de 124 mil 675 pesos; el gerente de Saneamiento y Tratamiento, Juan Javier Treviño Barrientos, gana 101 mil 258.81 pesos y el secretario técnico de la gerencia, José Gilberto Lúa García, percibe 104 mil 178.76 pesos.

Pero el dato que es verdaderamente revelador e indignante, es que el sueldo más alto de la nómina de la Junta de Aguas y Drenaje de Matamoros lo percibe un ayudante de albañil y operador de válvulas, identificado como Alfredo Cantú García, quien percibe 272 mil 716.99 pesos mensuales. ¿What? Así como lo entiende querido lector. Obvio que ese dinero no va a parar a ese bolsillo. Ahora el caso para la araña es saber en la cuenta bancaria de quien se deposita ese importante recurso de los contribuyentes de Matamoros.

Pero no es el único caso. Hay más. Otro que gana más que el alcalde Jesús de la Garza es el velador Rubén Viveros Rosas, quien recibe un sueldo de 70 mil 902.84 pesos mensuales.

En esta administración de Jesús de la Garza Díaz del Guante quien, insisto, fue gerente de la Junta de Aguas de Matamoros, y conoce las tripas y los sótanos del organismo, es increíble que alguien, pasándose de listo o de tonto, esté chamaqueando al alcalde Chuchín.

En los últimos meses, decenas de colonias en Matamoros han denunciado que carecen de agua por fallas en la red y por la falta de mantenimiento a la misma, lo que el Gerente de la Junta de Aguas de Matamoros, Lash de la Fuente, ha atribuido a la falta de recursos para concretar los proyectos de rehabilitación. O lo que es lo mismo, estos señores cuidan los centavos y dejan ir los pesos.

Por lo pronto, en Matamoros, más de 100 mil habitantes de colonias siguen sufriendo por la falta de suministro de agua potable o la baja presión en el servicio, por lo que muchos usuarios han manifestado su malestar.

Jesús de la Garza Díaz del Guante administró mal, muy mal, los dineros públicos de Matamoros y permitió que uno de sus hijos, Alejandro de la Garza, metiera las manos en las decisiones municipales, sobre todo en lo que tenía que ver con obra pública. Y hoy, Chuchín debe estar arrepentido como de sus pecados.

Por lo pronto, la Auditoría Superior de la Federación dejó al descubierto la pésima administración y gasto innecesario del alcalde matamorense, quién deberá responder por los 756,460.4 miles de pesos, del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal, los cuales se componen de recursos sin sustento de gasto y otros millones que se guardaron en un cajón hasta el 31 de diciembre de 2016, generando un subejercicio.

Derivada de esta crisis que dejó sin salario a los trabajadores y sin pago a los proveedores, el cabildo decidió incrementar el impuesto predial en montos que van del 30 al 50 por ciento, bajo el argumento de que esta medida se vio obligada ante la falta de incremento del impuesto durante muchos años. Y aunque después, cuando vio el alcalde el desorden que se armó por esa mala decisión, Chuchín reculó, aunque el daño mediático, político y social a su persona y al Ayuntamiento, ya estaba hecho.

Y para acabarla de amolar, ahora, se les va de la ciudad la única línea aérea que la Ciudad tiene, con el daño turístico y de servicios que costará muchos miles y millones a los matamorenses. Chuchín desde la alcaldía no ha sabido defender los intereses de los ciudadanos.

Dentro de esta vorágine de cosas que pasan en Matamoros, la Directora de la Funeraria Municipal Patricia Duque Chávez, desmintió que estuvieran en quiebra como se dio a conocer con información errónea publicada en redes sociales, lo real del caso es que se está haciendo cambio de proveedor ya que el anterior había intentado subir el diez por ciento de los precios de los ataúdes y los servicios. Eso dice ella, pero no debe de olvidar de que cuando el río suela es porque agua lleva.

Chuchín tiene que ponerse las pilas y enserio. Lo menos malo es que no se reelija. Lo más malo es que se convierta en vecino del Penal de Santa Adelaida. Y lo más peor, es el daño que ha hecho a los matamorenses. Y de ese, ni Dios Padre ni el Señor Obispo lo Salvan.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipódromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX