Hipódromo Político/Carlos Gerardo Cortés García

0
30


¡A MAGDA PERAZA LO TRAIDORA Y VENGATIVA, YA LE COBRÓ FACTURA. ¡YA PERDIÓ LA ELECCIÓN!
Para los políticos de Tampico en lo particular, y en lo general para la clase política del Sur del estado, la historia que le voy a contar a continuación ya no sorprende, a nadie, en lo más mínimo.
Magdalena Peraza Guerra, la candidata priísta a la reelección como Presidenta Municipal del puerto, y sus nefastas actitudes ya le cobraron la factura. Porque para nadie que la conozca le resultará extraño este proceder de la señora Peraza. Su vida ha sido siempre sinónimo de escándalo, de traición y de venganza. Y quien no la conozca, pues que la compre.
Cómo olvidar que cuando el PRI que comandaba Ricardo Gamundi, en tiempos del ex Gobernador Eugenio Hernández Flores, no la eligió para candidata a la alcaldía, la maestra tomó sus bártulos y emigró hacia el Partido Acción Nacional quien, además de la candidatura, le dio el apoyo para convertirse en alcaldesa. Y después, les dio la espalda y una buena patada por salva sea la parte.
De inmediato, y aterrizando en la alcaldía, la Peraza buscó la forma de vengarse del ya ex presidente Oscar Pérez Inguanzo, a quien denunció por peculado. Finalmente, a Pérez Inguanzo se le exoneró de las acusaciones que la Peraza le había hecho y después de ello, Oscar tuvo que irse del estado para evitar mayores represalias de la ya vetusta y vengativa alcaldesa.
Primero, Peraza le vendió la idea al ex gobernador Egidio Torre Cantú de que encarcelara a Pérez Inguanzo, para que le diera legitimidad política, y en una clara y perversa maniobra, Oscar fue invitado a declarar “nada más”.
Y cuando el ex alcalde llegaba a Reynosa para volar a Tampico y presentarse voluntariamente a declarar, fue detenido por la Policía Ministerial, le cayó el brazo de la Ley y fue recluido en en el Centro de Ejecución de Sanciones de Altamira, el 23 de octubre de 2011. Y tras quejarse de presuntas agresiones, Pérez Inguanzo fue trasladado al penal de El Mante, la madrugada del 26 de octubre de ese mismo año.
A los 13 días de recluido, Pérez Inguanzo pagó una fianza de 8 millones 138 mil 856 pesos. Y el 8 de noviembre de 2011 obtuvo su primera libertad condicional. El ex alcalde de Tampico aseguró que consiguió el dinero de la fianza pidiendo préstamos bancarios, hipotecando propiedades y con cooperaciones de amigos.
El 12 de noviembre de 2011, Pérez Inguanzo firmó el libro de libertad condicional en el Juzgado Primero Penal, de Ciudad Madero y al salir los policías ministeriales lo detuvieron por un segundo auto de formal prisión, derivado de la denuncia promovida por el Ayuntamiento de Tampico que presidía Magdalena Peraza. Ahora, la imputación era por el desfalco de 42 millones 215 mil 703 pesos.
El expediente 1254/2011 contenía los delitos de uso indebido de facultades y atribuciones públicas, ejercicio indebido de funciones públicas y falsificaciones de documentos públicos o privados, delitos presuntamente cometidos por el ex presidente porteño. El caso refería a una supuesta acta de Cabildo falsa que permitió el contrato para el arrendamiento de luminarias firmado por el gobierno de Tampico y la empresa Impulsora Mexicana de Obras y Negocios, S.A. de C.V.Esta segunda denuncia fue interpuesta por María Amparo Castillo Reyes, representante jurídica del Ayuntamiento presidido por Magdalena Peraza Guerra. Y además del exalcalde, estaban involucrados el extesorero, Víctor Manuel Joffre Mora; el exsíndico Fernando Holguera Altamirano; y el exsecretario del Ayuntamiento, Arturo Medina Fregoso.
Pérez Inguanzo estuvo recluido en las celdas preventivas de la Policía Metropolitana para evitar agresiones contra el acusado. Olvera Reyes pidió el traslado del político quien sufría arritmias, hipertensión y dolores en la columna. El 17 de noviembre, el político ingresó al hospital Médica Universidad en Tampico y un año después, en el nosocomio, recibió la noticia de la aprobación de una segunda fianza.
El 28 de noviembre de 2012 el imputado pagó 529 mil 750 pesos, y abandonó en una ambulancia el hospital y regresó cada mes para firmar el libro de libertad condicionada en las oficinas maderenses del Poder Judicial del Estado. Algunos pasajeros aéreos difundieron fotografías del ex alcalde en vuelos provenientes de la Ciudad de México.
En enero de 2015, el juez Primero de lo Penal, Sergio Arturo Arjona Moreno, informó que en los últimos días de 2014 se decretó que no se hallaron pruebas concretas para confinar imputándole los delitos a Óscar Pérez. “Se le dictó sentencias absolutorias en el mes de diciembre, se crearon sentencias absolutorias donde se da por acreditado el delito. Sino se da acreditado el delito, ya no es necesario entrar a una responsabilidad, no puede haber responsables, si no hay delito que se establezca”, afirmó.
Y en una comelitona con reporteros y periodistas, el ex gobernador Egidio Torre Cantú dijo que él “asumía la responsabilidad de la detención de él (Pérez Inguanzo) y dijo también que se equivocó”. Egidio Torre Cantú, pues, le compró a Magdalena Peraza Guerra la idea de encarcelar a Pérez Inguanzo e hizo el ridículo. Torre Cantú Ordenó el encarcelamiento de Pérez Inguanzo, cuando no había delito que perseguir y al final tuvo que doblar las manos. Y aunque no fue esta la primera vez que Torre Cantú cometió pifias, la siguiente, que fue en perjuicio de Francisco Chavira Martínez a quien tuvo preso durante 7 meses, finalmente, para Gobernar, no le sirvió de nada.
De Magda Peraza, hay más cosas que contar. Muchas, muchísimas. Y ya verá Usted.
Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @carlos_cortesg.