Hipódromo Político/Carlos Gerardo Cortés García *LA SENADURÍA POR TAMAULIPAS LA GANÓ ANDRÉS MANUEL

0
7


Hacía muchos años que no se observaba una campaña política tan intensa y tan completa en Tamaulipas, como la que encabezaron este 2018 la fórmula de la Coalición por México al Frente, compuesta por Ismael García Cabeza de Vaca y María Elena Figueroa Smith.
A lo largo de la campaña, tuve la oportunidad de platicar con ambos personajes en varios municipios del estado, los entrevisté y tuve contacto cotidiano con información que los ubicada en el sur, el centro y el norte del estado, llegando, incluso, a dar la vuelta al estado en más de 4 ocasiones en los 90 días que duró el proceso electoral, visitando, incluso, los municipios más pequeños de Tamaulipas, muchos de los cuales se sentían tomados en cuenta, después de años de no ser visitador por ningún personaje importante de la política. Pues hasta esos pequeños municipios y pueblos llegaron Ismael y María Elena, María Elena e Ismael, llevando las propuestas de la Coalición por México al Frente y lo más importante, escuchando a los electores de esos lugares y buscando como ayudarlos a resolver los grandes problemas que los aquejan.
Asimismo, cotidianamente disponía de información sobre el avance de la campaña de los candidatos al Senado de la Coalición Por México al Frente por todo Tamaulipas, lo que daba cuenta de su trabajo proselitista. Reitero, tenía yo muchos años que no veía una campaña tan intensa en territorio de Tamaulipas. Y no puedo decir lo mismo de la campaña de la Coalición Juntos Haremos Historia al Senado de la República la que poco se vio en territorio. Y hablo en general de todos los candidatos. No se vio campaña, no se vio trabajo proselitista.
Sin embargo, el resultado electoral de la elección del pasado domingo, de ninguna manera reflejó esa diferencia de trabajo y de esfuerzo. Ello deja más que claro que quien gano la elección para Senador en Tamaulipas fue Andrés Manuel López Obrador. Y es que a nadie le es extraño que el tabasqueño haya sido poliganador en este proceso electoral. Ganó como presidente de México, ganó como Senador en varios estados de la república, ganó como gobernador en varias entidades y ganó como diputado federal y alcalde. Andrés Manuel jaló los votos de millones de mexicanos que favorecieron a personajes que de otra manera no hubieran logrado un buen resultado electoral.
Andrés Manuel es MORENA y MORENA es Andrés Manuel. Y no debe quedar ninguna duda de esta afirmación, cuando ha habido candidatos que ni siquiera eran conocidos y, sin embargo, ganaron el pasado primero de julio por obra y magia del impulso de Andrés Manuel López Obrador.
Si no fuera así, entonces ¿cómo explicar que Andrés Manuel haya obtenido en este 2018 la votación histórica más importante en la historia de México de 30 millones de votos cuando en 2012, Enrique Peña Nieto, ganó la Presidencia con tan sólo 19 millones 219 mil 139 votos, lo que representó el 38.21%? Andrés Manuel López Obrador consiguió en esa misma elección 15 millones 890 mil 147 sufragios, es decir 31.59 por ciento de los votos de ese proceso.
En 2006, Felipe Calderón Hinojosa, ganó la presidencia de México con 15 millones 284 votos que representó el 35.91% y Andrés Manuel López Obrador consiguió en esa misma elección 14 millones 756 mil 350 sufragios, es decir 35.29 por ciento de los votos.
En el año 2000, el panista Vicente Fox Quesada ganó la presidencia con 15 millones 988 mil 740 votos que representó el 42.5%, Francisco Labastida Ochoa consiguió en esa misma elección 13 millones 576 mil 385 sufragios, es decir 36.1 por ciento de los votos y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano consiguió 6 millones 259 mil 48 votos, lo que representó el 16.6 por ciento de la votación.
Y me puedo ir más para atrás, pero lo verdaderamente importante, es que quien ganó la elección del pasado domingo fue Andrés Manuel López Obrador. Andrés Manuel, reitero, es MORENA en todo el territorio nacional. Y cualquiera que hubiera sido candidato hubiera tenido, de entrada, un pie delante de los demás. Así ocurrió reiteradamente en todos los estados del país.
Si el esfuerzo de campaña fuera proporcional a la votación obtenida en el proceso electoral, me parece que los candidatos del PRI al Senado de la República, Yahleel Abdalá Carmona y Alejandro Guevara Cobos, hubieran logrado el segundo lugar, muy por debajo de Ismael y María Elena, por cierto, pero por encima de la fórmula de MORENA al Senado por Tamaulipas, Américo y Guadalupe.
En fin. Si hay que repartir méritos en la elección del pasado domingo, esa es para Andrés Manuel López Obrador. El fue quien jaló los resultados y muchos, muchísimos de los candidatos bajo el cobijo de MORENA deben darle las gracias a él. De otra forma no hubieran llegado al cargo. Entre ellos, Américo Villarreal, Guadalupe Covarrubias, Olga Sosa y otros muchos personajes a los cuales no les hubiera dado la votación para ganar cargos de elección popular.
Ahora, ellos tendrán que demostrar con trabajo, en los hechos, que supieron aprovechar la oportunidad que Andrés Manuel López Obrador les dio.
Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónicohipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.