Limitan ley electoral; reforma cumple 5 años

0
18

El costo de los comicios se elevó, pero no se erradicó el clientelismo en los estados, dicen especialistas

Limitan ley electoral; reforma cumple 5 años
73 facultades le confirió al INE la nueva reforma electoral de 2014. 3 partidos han perdido el registro desde que se hizo la reforma electoral.

CIUDAD DE MÉXICO.

A cinco años de la entrada en vigor de la Reforma Electoral 2014, la autoridad comicial aumentó su presupuesto, su plantilla laboral por honorarios mantuvo el mismo costo de la organización de las elecciones, pero no se han eliminado las presiones de los gobiernos en turno a los institutos locales electorales, además de que la Cámara de Diputados ha incumplido con su compromiso de reglamentar el artículo 134. (30 de abril 2014).

Y es que la reforma pretendía abaratar los costos de las elecciones e impedir que los gobernadores tuvieran injerencia en los institutos electorales locales, para lo cual se le dio la facultad al INE de nombrar a los siete consejeros de cada Órgano Público Local Electorales e instalar las casillas tanto en elecciones locales como federales.

Las 73 nuevas facultades que la reforma le confirió al IFE, que cambió a Instituto Nacional Electoral, significaron un incremento de dos mil 166 millones de pesos en el presupuesto base del INE, al pasar de cinco mil 722 millones a siete mil 888 millones de pesos, de 2012 a 2015, y un aumento en la plantilla laboral de seis mil 319 trabajadores por honorarios, pues en las presidenciales de hace seis años se ocuparon 92 mil 439 trabajadores por honorarios y en 2015, 98 mil 758.

Lo que creció marginalmente fue el dinero para la organización de los comicios, ya que en 2012 se gastaron cuatro mil 163 millones (elección presidencial y Congreso), mientras que, tres años después, el presupuesto sólo para las elecciones 2015 fue de cuatro mil 196 (elección intermedia, diputados y 17 procesos locales).

“Creo que, desde esta perspectiva, no cumplió la reforma con estos dos objetivos, el costo de las elecciones se elevó de manera significativa y en el caso de los gobiernos de los estados, el proceso electoral mostró que las prácticas de clientelismo electoral y uso de programas sociales, de manera más velada, permaneció,” consideró Javier Santiago, académico de la UAM y exconsejero del instituto.