PRI y PRD: nos debilita la grilla; hay que afrontar la derrota, coinciden

0
236

Mientras César Augusto Santiago urgió a democratizar decisiones en el tricolor, Manuel Granados reconoció que la autocrítica es necesaria

César Augusto Santiago fue secretario general del PRI con Roberto Madrazo Pintado. Manuel Granados, presidente del PRD. Foto: Especial y Elizabeth Velázquez/Archivo

CIUDAD DE MÉXICO.

Tras su derrota electoral, liderazgos del PRI y PRD reconocieron que necesitan democratización interna y autocrítica, si es que quieren que no los den por muertos.

Para César Augusto Santiago, exsecretario general del tricolor, la renovación de la dirigencia nacional no convence a la militancia y hace crecer la disidencia en el partido.

Entrevistado por Excélsior, acusó dedazo en los recientes nombramientos de los coordinadores en el Senado y en la Cámara de Diputados. “No hablo mal de los que quedaron, porque creo que tienen derecho; a lo que no hay derecho es a que no se pueda democratizar nada nunca”, sostuvo.

En tanto, Manuel Granados, líder nacional del sol azteca, dijo que, como parte de una renovación integral, están en la etapa de reconocer sus fallas en este proceso electoral.

En entrevista con Imagen Radio, aceptó que la salida de militantes hacia Morena se dio porque no pudieron obtener candidaturas en el PRD.

Descartó la desaparición del partido o su refundación en otro instituto político, pues aún tienen muchos afiliados y simpatizantes en todo el país.

“CÚPULA PRIISTA AÚN NO DIGIERE DEBACLE”
La renovación de la cúpula del Partido Revolucionario Institucional (PRI) no termina de convencer a la militancia; al contrario, crece la disidencia en el partido.

César Augusto Santiago Ramírez, exsecretario general del PRI, señaló que la dirigencia nacional no ha aprendido de los errores, y acusa un dedazo en los recientes nombramientos de los coordinadores parlamentarios, con Miguel Ángel Osorio Chong, en el Senado, y René Juárez Cisneros, en la Cámara de Diputados.

¿Qué no se podía haber intentado una elección democrática? ¿Cuál es el problema? Son 44 (diputados), ¿por qué seguimos con el dedazo? Ni en estas condiciones, ni en las circunstancias de crítica brutal que estamos atravesando, cambian.

No hablo mal de los que quedaron, porque creo que tienen derecho; a lo que no hay derecho es a que no se pueda democratizar nada nunca”, dijo a Excélsior.

Diputado del PRI en seis ocasiones, César Augusto recordó que le tocó formar parte de legislaturas con bancadas cercanas a las 250 curules, de 500; lamentó que, a partir del 1 de septiembre, tendrán una “raquítica” fracción de 44 integrantes, “casi como la del PT”.

Para el también exsecretario de Acción Electoral del CEN del PRI, el problema de fondo es que la cúpula tricolor no quiere entender que enfrentaron una “derrota monumental. Y no entienden que no es la época de Madrazo, la época de Fox, no es como eso, es una derrota sin precedentes. Morena tiene 24 congresos locales; eso lo tuvo el PRI en sus mejores épocas”.

El 1 de julio pasado, el PRI perdió la Presidencia. Su candidato externo, José Antonio Meade, quedó en tercer lugar con poco más de nueve millones de votos ante el triunfo de Andrés Manuel López Obrador que obtuvo más de 30 millones; en el Congreso también fue desplazado; será minoría, con 13 senadores de 128 y 44 diputados de 500.