Hipódromo Político/Carlos Gerardo Cortés García *A LA VIEJITA PERAZA NUNCA LE IMPORTO TAMPICO

0
204

Es muy obvio lo que ocurre en el municipio de Tampico: la sociedad se está ahogando en basura y no por culpa de los trabajadores de limpia pública del Ayuntamiento del puerto, sino por la negligencia administrativa de quien debe gobernar hasta el 30 de septiembre próximo y que al día de hoy prácticamente no le importa. Magdalena Peraza Guerra está resolviendo sus problemas y lo que le pase a la ciudad le importa un pepino. Eso es digno de alguien que le gana pensar con la víscera y no con la cabeza y es lo que siempre le ha pasado a la Peraza cuando las cosas no le salen como ella quiere. Cosa nomás de revisar su historia personal.
Ayer circularon innumerables fotografías del estado en que el equipo de limpia y operación del municipio de Tampico será entregado a la nueva administración municipal que iniciará su gestión de gobierno el próximo primero de octubre, equipo que por supuesto no funciona.
Y decir chatarra es un halago. Son lamentables las condiciones en que se encuentran los camiones de basura que debieran estar dando servicio a las colonias del puerto, pero que a estas alturas del gobierno de la venerable anciana, Magdalena Peraza Guerra, eso es lo que menos le interesa.
Se ensoberbeció y decidió participar en la contienda electoral del pasado primero de julio, azuzada por sus “consejeras” y personajes cercanos, pensando que en tres años podrían dejar asegurado su futuro y seguir metiendo la mano en la caja de las galletas para su beneficio personal, lo que tristemente para ella no ocurrió.
El caso es que ningún gobierno en sus cinco sentidos hubiera dejado de aplicar un programa de mantenimiento preventivo para garantizar la operación de un servicio tan importante para la ciudad como es la recolección de basura, hasta el último día. Pero ello a la Peraza le fue ambiguo, ecuánime e indiferente, cuando sus prioridades e intereses son otros.
Ha sido tal el desorden en un Ayuntamiento en donde nadie es capaz de entender su naturaleza y objetivos, que en este momento ya se están dando todos contra todos: Directores contra Secretarios, secretarios contra líderes sindicalistas, regidores contra directores y viceversa y delegados contra quien se mueva. Magda Peraza ya no es capaz de poner orden, que es su principal labor al frente del ayuntamiento, o de plano eso ya no le interesa. El caso es que al interior del Ayuntamiento de Tampico se está viviendo un “todos contra todos”, que a quienes finalmente más afecta es a los ciudadanos.
Juan Manuel Sánchez Ramírez, secretario del Trabajo del Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento de Tampico, ya declaró que la situación real de limpia publica de Tampico es que no hay camiones recolectores en óptimas condiciones y eso impide que los trabajadores realicen adecuadamente su labor.
Sánchez Ramírez, ante las declaraciones del Director de Servicios Públicos del Ayuntamiento, Juan José Berrios García, de que el “sindicato sólo mete grilla entre los trabajadores”, aseguró que las unidades se quedan tiradas por falta de diésel, y no hay refacciones, “ese es el verdadero problema y no que estemos causando grilla”, apuntó dijo.
Y remarcó que, incluso, si al inicio de un turno no hay unidades disponibles el personal sindicalizado se queda en el sitio hasta que culmine su horario laboral. Sin hacer nada, mientras la ciudad se llena de desechos sólidos y a la alcaldesa le importa una pura y celestial, al cabo que a ella si le recogen todos los días en su domicilio, según lo ha hecho saber a quienes le reclaman.
A Magdalena Peraza Guerra ya no le interesa Tampico Y nunca le ha interesado. Y en este momento lo que le urge es que termine la administración, entregar como sea e irse, porque como no se cumplió su capricho de ganar la elección y mantenerse en el cargo, le pasó lo que siempre le ocurre a la vetusta alcaldesa: su capricho se transformó en frustración y en lugar de cumplir hasta el último día, ya anda viendo para donde voltear, al precio que sea.
Lo que no se le debe de olvidar a la viejecita es que después de que entregue la administración vendrán las auditorías que van a decir si hizo bien las cosas, las hizo mal o simplemente no las hizo. Y por el estado de la Ciudad, creo que después del primero de octubre, seguirá habiendo “historia” para la Peraza y algunos o algunas de sus achichincles. Tiempo al tiempo.
Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónicohipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.